jueves, 13 de noviembre de 2008

EL MISTERIO DE LAS SEMILLAS


Hemos ido al laboratorio con Mario a plantar en nuestros vasos de yogurt o natillas, semillas de rabanitos y luego, en un semillero, semillas de lechugas. A mí me ha gustado mucho sembrar porque mi abuelo tiene un huerto en mi pueblo y le ayudo, a veces, a cortar el cesped o a regar las plantas con mi abuela y por eso sé que no hay que pasarse con el agua. Me gusta ver a las plantas crecer porque me emociona ver cómo crece el tallo y las hojas. Me gustó ver a Mario darnos la tierra y regar. Hemos dejado todos los vasos de yogur con las semillas en una mesa cerca del radiador y al lado de la ventana porque las plantas necesitan tierra, agua, calor, luz solar, nutrientes, aire y dióxido de carbon. María

3 comentarios:

Alvaro dijo...

Hola soy Alvaro en el pueblo yo voy al huerto

Anónimo dijo...

I think this experiment is really fascinating; good job!Yolanda.

Familia Palencias Ortega dijo...

Buenas, ánimo chicas y chicos, la agricultura es muy apasionante, yo la he prácticado muy modestamente, y la verdad es que da gusto ir ver creciendo las plantas (sobre todo cuando echan las flores o cuando en el caso del huerto te comes el fruto), se que a veces no crece lo que plantas, pero no hay que desanimarse.